En este momento estás viendo Breve historia de las salsas picantes

Breve historia de las salsas picantes

La población enamorada de los platos sazonados con diversas salsas picantes se puede contar por millones de personas a lo largo y ancho del globo terráqueo. Hoy, es algo comúnmente establecido y es habitual encontrar recetas con un toque picante en casi todos los países del mundo, pero  no siempre fue así. Conozcamos algunas curiosidades de la historia de las salsas picantes y de su expansión por todos los territorios y culturas de nuestro planeta.

¿Cuándo aparece el picante?

El picante es un mecanismo de defensa milenario de algunas plantas y frutos que, al producir un sabor desagradable, disuade a los animales de la tentación de comérselos, garantizando de esta forma la reproducción natural de la especie.

Por lo que parece, este mecanismo no ha sido del todo efectivo con los seres humanos ya que existen pruebas de que nuestra especie ha consumido pimientos y otros condimentos picantes desde hace más de 6.000 años.

Como dato, en un enclave arqueológico de Dinamarca, se han encontrado vasijas prehistóricas con trazas de alimentos grasos (carnes o pescados) donde también se hallaban restos de semillas de Alliaria petiolata, una planta de la familia de la mostaza con un sabor parecido al del picante que produce el ajo.

Es evidente que estas semillas no aportaban un componente nutricional importante a la dieta de nuestros antepasados, luego se asume que se usaban como condimento.

¿Por qué entonces el ser humano, al contrario que los animales, es tan aficionado al picante en la actualidad? Pues, según varios estudios psicológicos, parece ser que, que la experimentación en la cocina a lo largo de los siglos, adaptando la cantidad y la mezcla de condimentos, unida a factores psicológicos, como la asociación con eventos positivos y el reconocimiento social, han jugado un importante papel en la tolerancia que el ser humano ha desarrollado a las salsas picantes y, por ende, a su exitosa expansión.

De la naturaleza a la cocina

Se sabe que los pimientos picantes son originarios de la selva amazónica y se esparcieron hacia Centroamérica, Norteamérica y el Caribe en parte de manera natural, pero también apoyados por la agricultura aborigen precolombina.

Está documentado que Cristóbal Colón los introdujo en Europa a través de España al regresar de América en 1493 y que, décadas después, los comerciantes portugueses los llevaron consigo a la India, donde se popularizó extraordinariamente su uso.

Curiosamente, antes de la introducción del picante, las comidas indias eran mayormente dulces con gran presencia de frutas. Por el contrario, hoy, su cocina es mundialmente conocida por ser extraordinariamente picante.

A partir de ahí, y a través del comercio, el picante ha viajado a todos los rincones de la Tierra de tal forma que hay platos tradicionales en infinidad de culturas que hoy no se concebirían sin picante.

Salsas Quietud absorbe todo este bagaje para ofrecer la salsa más personal y sabrosa en la historia de las salsas picantes. Te invitamos a probarla. Visita nuestra tienda online.

Deja una respuesta

uno × uno =